Wildlife Photographer of the Year se despide de Madrid

Con sabor agridulce. Así se despide Wildlife Photographer of the Year de Madrid.

Dulce, porque hemos pasado unos momentos maravillosos, cargados de ilusión, desde que empezamos a preparar la exposición meses antes de llegar a Madrid, hasta cada uno de los días que os hemos visto pasar por la sala con esas caras de sorpresa, de aprendizaje, de regreso a la inocencia, de quien se queda maravillado ante la belleza de la madre naturaleza.

Agrio, porque el camino, aunque bonito, no ha sido fácil y no queremos que se vaya, pero nos toca que aceptar que todo lo bueno llega a su fin.

Hemos sido testigos,

en silencio, de momentos muy íntimos que se lleva cada una de las miles de personas que habéis venido a ver la exposición.

Hemos disfrutado con intensidad cada una de las obras de arte que tiene más que merecido su lugar en esta sala.

Todos los minutos, horas, días, meses e incluso años de espera que cada uno de los fotógrafos vivió y trabajó duro para conseguir esas maravillas que hoy cuelgan de las paredes de esta sala, han merecido la pena. Cada uno de ellos.

Como comentaba Juan Carlos de Olmo, representante de WWF España durante la inauguración de la exposición en Madrid, los fotógrafos de naturaleza hacen una labor tremendamente decisiva en la concienciación de la sociedad sobre el cuidado de la naturaleza.

Los fotógrafos, artistas y héroes

Ellos nos acercan realidades de nuestro planeta que, probablemente, de otra forma no conoceríamos. O nos regalan una perspectiva distinta de paisajes, animales, ecosistemas que acostumbramos a ver a diario pero no llegamos a valorar en toda su grandeza.

Desde rincones lejanos como los bosques de Borneo, donde tantos animales están perdiendo su hábitat por culpa del cultivo indiscriminado de la palma aceitera, el árbol de donde sale el aceite que consumimos en un gran número de productos que adquirimos en el supermercado; pasando por los pangolines, mamíferos que casi nadie conoce aún en occidente y que están en peligro de extinción también “gracias” al ser humano hasta llegar a tiernos zorros y aves que vemos a diario en nuestros parques y ciudades, o una de las tantas medusas que todos los veranos vemos en las cálidas aguas del Mar Menor.

Ecosistemas, rincones y especies de todo nuestro planeta están representados en las imágenes que ya han empezado su cuenta atrás para volver a Londres.

WPY se despide de Madrid este domingo

Nos vamos con la esperanza de volver a vernos, por tercera vez en Madrid, el año que viene. Profundamente agradecidas por cada una de las sonrisas que nos habéis regalado.

Nos guardamos en el recuerdo esos momentos de especial intercambio y compartir en las visitas guiadas de grupo. Y un lugar privilegiado en él para las expresiones boquiabiertas de los niños tan interesados en aprender, esos valientes ávidos de curiosidad que estoicamente han seguido la casi hora y media de visita con sus colegios u otros acompañantes adultos.

Nos vamos, y así empezamos nosotras el año: con la esperanza de haber sembrado Madrid de amor por la naturaleza y por la fotografía. Con el sueño de volver el año que viene, sobre el que seguiremos trabajando para hacerlo realidad.

Esperamos que vosotros os hayáis quedado con ganas de más. Y si es así,  no os olvidéis de seguirnos en las redes sociales y compartir esta publicación o cualquier otra de nuestra página para ayudarnos a llegar aún más lejos.

La exposición se despide de Madrid este domingo (si aún quieres venir a ver la exposición puedes reservar tus entradas aquí mismo o venir directamente. No olvides mirar la información de horarios aquí), pero nosotros seguiremos online al pie del cañón el resto del año.

Gracias

¡Gracias, gracias a todos vosotros por venir! Por acompañarnos en esta apasionante aventura. Por vuestra presencia y por hacernos reír tanto con vuestras ocurrencias de selfies para el concurso de la cámara Canon.

Gracias a Canon España por tan gran apoyo, por las iniciativas que ha tenido con WPY en Madrid, por traernos a grandes como Marc Albiac, por esa cámara que nos regala para el sorteo.

Gracias también a WWF España por su apoyo con la comunicación y por la labor que hacen que seguimos muy de cerca. Es un placer trabajar con colaboradores así.

Gracias al equipo de marketing y eventos, producción, mantenimiento y al equipo de seguridad del COAM por facilitarnos siempre nuestro trabajo y estar pendientes de todo lo que necesitamos. Es un lujo contar con gente como ellos.

Gracias a todas los compañeras del equipo de Tucutucu que desde las sombras habéis hecho esto posible un año más.

No perdamos el contacto:

Sin comentarios

Déjanos un comentario

Share This